miércoles, 15 de octubre de 2008

DE BALDE


Recibo a diario el noticiario de actividades que edita la Concellaria de Cultura del Ayuntamiento de Santiago, porque me suele interesar aunque más bien en clave sentimental. Cosas que pasan.

Me gusta curiosear y a veces me sirve y otras, pocas, uso la información. Pero lo que más me gusta, tras leer el tipo de actividad (teatro, cine, exposiciones), el espacio donde se van a desarrollar, los autores o intérpretes, viene el epígrafe “prezo” y, cuando se trata de exposiciones, indica “de balde”.

Porque sí, aún se pueden ver exposiciones de balde, en Compostela, en Madrid y en Barcelona, aunque no todas las que quisiéramos. De balde es la entrada en las galerías, en alguna fundación privada y en centros municipales o provinciales. Los museos estatales y autonómicos nos suelen crujir con precios que tiran para atrás al curioso volandero, al pasajero que quiere viajar de balde a lo mejor para llegar a algún sitio.

De balde, de todas formas, también puede significar en vano.

5 comentarios:

aparis dijo...

Me gustaría saber porqué “de balde” quiere decir “gratuito”, puesto que un balde es un cubo para bombear agua y baldío es yermo.

No obstante suscribo la idea de que se hagan cosas de balde y que se den, incluso.

Pronto acabaremos pidiendo, o nos darán, dinero gratis; como en la película “El taxista ful”.

Dinero de balde.

Nene dijo...

Los dineros de balde han provocado la crisis de los ricos (a los pobres nos llegará un poco más tarde). Bella palabra, pardiez, y concepto hermoso cuando se habla de cultura. Todavía no tenemos la de los "sponsor", que permiten el balde y el económico goze. Qué envidia da ver las listas de los mecenas del Metropolitan Opera House, por ejemplo. No hablemos de templos como la Wallace, para cambiar de ciudad.

manuel allue dijo...

La palabra "balde" tiene dos acepciones, la conocida de recipiente o cubo que se usa para sacar o transportar agua "especialmente en las embarcaciones", según el DRAE, y de etimología desconocida y la segunda, que es la que nos importa, que proviene del árabe hispano y que significaba "vano, inútil, sin valor". Y, claro está, sin precio. En gallego es así, "de balde", y en castellano nos tenemos que conformar con un "gratis" latino que tampoco está tan mal: "gratis et amore" es una expresión que me había gustado bastante aunque desde que los políticos la usan sin ton ni son la he arrumbado en el desván de lo inútil, de lo vano, de lo que ya no tiene valor, como el bâtil hispanoárabe.

Nené, me entusiasma que me puedas hablar de los mecenas del Metropolitan Opera House así como así (de balde, vamos).

Aaoiue dijo...

Me resulta chocante leer a Aparis diciendo que le gustaría saber porqué "de balde" quiere decir en gallego "gratuito" como si sí supiera porqué en español "balde" quiere decir "cubo" y "baldío" "yermo", como sí en esas otras palabras el significado fuera intrínseco y al gusto de la filología medieval, directamente emanado de la forma.

Les gustará saber que en el gallego popular (que para mí es el óptimo), cuando se quiere indicar que hay mucho de algo, se hice que hay a joderl-os/-as: "Hai patacas a xodelas" y aquí se nos desmonta todo el etimologicismo y toda la gramática, de la misma manera que a aquellos lingüistas presaussirianos que buscaban el aoristo en el nautahl y, por supuesto, no lo encontraban.

Perdón por la extensión del comentario.

Tiene usted un blog muy interesante que me he permitido enlazar al mío creo que sin desmerecerlo (al suyo).

manuel allue dijo...

Muchas gracias por su comentario, Aaoiue.